El principio de mediocridad. O el “no somos nadie”

Edge.org es una revista científica electrónica que entre sus apartados sobresale “la pregunta del año“. Después se recogen todas las respuestas de toda clase de científicos y lo publican en un libro.

Así, sin querer, me encontré yo con el libro relativo a la pregunta del año 2011:  “¿Qué concepto científico podría venir a mejorar el instrumental cognitivo de las personas?” Y de esa pregunta salió el libro: Esto le hará más inteligente: Nuevos conceptos científicos para mejorar su forma de pensar.

Grandes científicos de todo el mundo y áreas, explicaban lo que para ellos era el concepto científico que toda persona debería conocer.

Esto le hará más inteligente.
Esto le hará más inteligente.

La respuesta del biólogo P.Z.Myers de la Universidad de Minnesota me sorprendió bastante: “El principio de mediocridad”

El principio de mediocridad sostiene simplemente que no es usted especial. El universo no gira en torno a su persona; este planeta no cuenta con ningún privilegio singular; su país no es el resultado perfecto de una secuencia de designios divinos; su existencia no se debe al influjo de un sino orientador e intencional; y ese emparedado de atún que se ha comido en el almuerzo no forma parte de una conjura pensada para producirle una indigestión. La mayoría de las cosas que suceden en el mundo son simples consecuencias de las leyes naturales, leyes de carácter universal, puesto que se rigen en todas partes y atañen a la totalidad de lo existente, sin que haya excepciones especiales ni amplificaciones que redunden en su beneficio personal (y siendo además la diversidad de la intervención del azar). Todo cuanto usted, como ser humano, considera investido de una importancia cósmica es un accidente.

Yo, todo esto lo considero algo natural porque me considero una persona que basa sus ideas en lo que conozco y comprendo de la ciencia. Pero evidentemente hay quien no lo ve así.

Estaría muy bien que lo tuvieran en cuenta todos los sectores religiosos. Todos los que invariablemente sean de la religión que sean, se creen superiores al resto. Todos que ven en el ser humano la pieza escogida por un dios, despreciando de esa manera a cualquier otro animal de la naturaleza o incluso apartando a las mujeres de ese “estatus” superior.

También a los patriotas que desprecian a los que no son como ellos, creyéndose que son mejores que los demás. Con el claro ejemplo de Hitler y su genocidio. Nunca he entendido a la gente que dice que está orgulloso de ser de un país. Da igual cual sea. Para mí el orgullo es algo que se consigue al haber alcanzado una meta, no por una simple casualidad. El nacimiento en España, en Dinamarca o en Nigeria no es una opción, no es una elección. De todos los millones de espermatozoides, uno de ellos, tú, fecundaste el óvulo de tu madre. Y ya está. No hay ningún acto de orgullo en nacer aquí o allí.

Puedo entender el orgullo por haber conseguido sacarse una carrera, por haber encontrado un buen trabajo o por haber vencido al miedo y presentarte a esa chica a la que miras desde hace horas. Pero el orgullo sin esfuerzo para mí se llama arrogancia.

A veces va bien poner los pies en el suelo y reconocer esa mediocridad. Saber que no somos nadie. Somos animales con un avanzado estado de conciencia que ha sido capaz de crear unos sentimientos que se ven recompensados a través de las relaciones sociales. Somos capaces de lo mejor y de lo peor, pero animales al fin y al cabo.

Pero no todo tiene que parecer triste. La vida, tal y como la conocemos, sigue aquí y debemos aprovecharla. Si hay oportunidades hay que ir a por ellas y no por el simple hecho de reconocer que no eres especial tienes que sentirte abatido. Eso te pone a la misma altura que el resto de tu especie, pero con tus propias particularidades derivadas de los genes y del entorno social. Así pues, no dejas de ser único en tu especie. Eres igual… pero distinto.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies