La estética de la antiestética.

El 17 de este mismo mes y de este mismo año se estrenó en la televisión catalana el documental Ciutat Morta.

No voy a entrar a debatir sobre lo que me parece el documental porque el asunto me llevaría mucho tiempo y seguramente soltaría muchas palabrotas malsonantes.

En cambio, voy a tratar por encima algo que tiene relación directa con el documental y me parece mentira que todavía no se haya superado: Los prejuicios por la manera de vestir.

Así de manera rápida. Barcelona, el 4 de Febrero de 2006 detuvieron a 5 personas por su manera de vestir. Tres de ellas estaban en la acera, cerca del lugar donde un policía sufrió una lesión por el lanzamiento de un tiesto desde un balcón de una casa en la que se realizaba una fiesta okupa. Las tres personas eran de origen latino, dos chilenos y un argentino. Fueron acusados de haber lanzado una piedra contra el policía que aún a día de hoy sigue en coma. Los especialistas médicos explicaron en el juicio que el daño causado al policía era imposible que se hubiese realizado desde la calle, pero todo el entramado ya estaba rodando e ignoraron los informes dando más veracidad a la versión de los policías. Para más información podéis ver el documental en español si tenéis torrent desde este magnet de aquí. O por lo “legal” desde filmin.

Rodrigo Lanza
Rodrigo Lanza después de la paliza de los policías

Después de darles unas somanta de palos, llamándolos sudacas y otras lindezas, los llevan al hospital donde se encuentran con Patricia Heras, una chica de Madrid que tuvo un accidente con un amigo con una bicicleta y estaba sentada esperando a su amigo. Ah, me olvidaba comentar que tenía malas pintas. Un policía se acercó para mirar lo que tenía en el móvil. Sin razón. Sin motivo. Simplemente… tenía malas pintas. Cabeza medio rapada, mayas, en fin… alternativa. Solo apuntar que fue acusada, aún encontrándose a muchos metros de distancia de los hechos y que se quitó la vida en un permiso penitenciario. Repito, merece la pena ver el documental con once premios tanto nacionales como internacionales.

Rodrigo Lanza
Rodrigo Lanza, uno de los tres acusados que estaban en la acera.

Recuerdo que al poco de llegar a Zaragoza una peluquera me dijo —¡Que suerte! Allí puedes ir vestida como quieras que nadie te mira raro.—

Siniestros, góticos, punks,… la verdad es que hay tantas tribus urbanas que me pierdo. Es mucho más sencillo meterlos a todos en un mismo saco y llamarlos antisistema. Pero se equivocan. Yo soy claramente antisistema y visto como me sale de los cojones. Normalmente con ropa cómoda, pero no voy por ahí vestido de esa manera. ¡Pero porque no me da la gana! ¿Quien es la policía o nadie para juzgar a una persona por su manera de vestir? ¿Cómo puede ser que todavía hoy existan esos prejuicios?

En Barcelona he conocido a gente con licenciaturas que viste así. Gente que ha leído más libros de los que se ha leído la mayoría en su puñetera vida y que viste así. Gente y amigos que son bellísimas personas y que visten así. ¿Dónde está el puñetero problema?

Hoy, perdiéndome por la red, me he encontrado con este par de vídeos que tristemente conmocionan. Son dos montajes hechos para ver los prejuicios de la gente. Y dan asco. En los dos pasa lo mismo: Se cae una persona mal vestida y todos lo ignoran. Luego se cae una persona trajeada y todos van a socorrerles.

Como dice un abogado en Ciutat Morta: Los verdaderos delincuentes llevan traje y corbata.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies