Limpiando el teclado

Hay maneras extrañas de pasar la tarde. Ayer no sé por qué exactamente me puse a limpiar y recoger un poco el salón «Más conocido cómo mi cuartel general», y cuando ya estaba finalizando vi una cosa que me dio penita. Bueno, entre penita y asco. Pasé de hacerme la pregunta filosófica que nos hacemos todos los que pasamos muchas horas delante de la pantalla… «¿Hay vida detrás del teclado?» a una un poco menos filosófica «¿Habrá vida DENTRO de este teclado?»

Creo que es algo que hay que hacer al menos una vez en la vida. Nunca llevarlo a un servicio técnico, porque si lo hacen con el cariño que lo he hecho yo por lo que te cobran te sale para cinco teclados.

De hecho creo que había hasta ceniza de tabaco «y hace más de 10 años que dejé de fumar» y hasta alguna comida «con gluten», que ya es raro…

Después de ver las fotos me he dado cuenta que la cámara del móvil se me ha vuelto a escacharrar… Pero vamos, me alegro, así no podéis ver la cantidad de mierda que tenía el teclado.

Y así me pegué tres horas de la noche del sábado limpiando teclas… Cómo han perdido mis noches de sábado.

Menos mal que le hice fotos a la disposición de todas las teclas. Aun así tuve un pequeño percance con un tecla que quería entrar en un agujero que no era. Seguro que a todos nos ha pasado.. ¿no? 😉

Deja un comentario