La memoria y nuestro YO.

El otro día leyendo un artículo sobre el cerebro, de Gary Marcus, Director del Centro de Lenguaje Infantil de la Universidad de Nueva York, me vino una inquietante sensación de desasosiego. Algunas cosas las conocía, pero algunas no, y esas me hicieron plantearme unas ciertas preguntas.

Nuestra memoria no es infinita ni mucho menos. Aquello de que el saber no ocupa lugar es completamente falso. Sí lo ocupa. Aunque eso no signifique que no tengamos una increíble capacidad de almacenamiento.

Vamos a ir por partes y a grandes rasgos lo que yo tengo entendido. Si alguien ve que estoy equivocado por favor, que me lo diga.

Cerebro
¿Cómo funciona nuestro cerebro?

 

Tenemos varios tipos de memoria. Las más importantes son la Memoria de Largo Plazo, la Memoria de Corto Plazo y la Memoria de Trabajo.

La memoria de trabajo o memoria operativa es la consciente que permite a tu cerebro trabajar en el presente. Cuando te dan un número de teléfono y lo apuntas están trabajando con memoria de trabajo u operativa. Después de su uso, puede pasar a la Memoria de Corto Plazo o a la Memoria de Largo Plazo. Cuando recuperas información de tu memoria de largo plazo y la utilizas, en ese momento se convierte en memoria de trabajo.

La memoria de corto plazo se considera a los hechos recientes que todavía no han sido eliminados o movidos a la memoria de largo plazo. Se suele corresponder con unas 20 ó 24 horas siempre que descansemos bien. Aquí es donde incluimos qué cenamos ayer o a qué hora llamamos a alguien anteayer. Recordamos mejor los hechos conscientes, así que actos que se hacen en modo automático y a los cuales no les prestamos mucha atención «quizá por rutina, quizá por estar prestando atención a otra cosa» se suelen olvidar. Así, es más fácil recordar a qué hora se llamó por teléfono, que requiere un acto consciente que quizá recordar lo que comiste si lo hiciste mientras estabas por otras cosas o la comida no la habías preparado tú.

De todas maneras en nuestra percepción de las cosas nuestro subconsciente va creando huellas mnémicas, tales como el aroma, la temperatura, sonidos, imágenes, canciones… Esas huellas mnémicas pueden guardarse junto al recuerdo si pasa a la memoria de largo plazo o pueden eliminarse junto al recuerdo. ¿Quién no ha recordado una vieja escena a la perfección a través de una canción? Quizá de vuestra canción. Al sonar, irremediablemente el recuerdo aboca al presente de manera inmediata. O un olor… una fotografía… Eso son huellas mnémicas.

Y por fin la más interesante para mí: La memoria de largo plazo. Es innegable que es capaz de albergar muchísima información. El problema es que somos nefastos a la hora de recuperar dicha información. En un ordenador la información está bien guardada con un índice que permite acceder a la información de manera inmediata porque se conoce donde está alojada. Nuestro cerebro no funciona así desgraciadamente. Se podría decir que tenemos la mejor biblioteca del mundo con la peor bibliotecaria.

Una de las cosas que me llamó la atención del artículo era que tendemos a recordar mejor las cosas que encajan con nuestras creencias que aquellas que las contradicen. Tal como él dice:

“Somos más proclives a recordar la información que concuerda con nuestra propia posición personal que la que se aparta de ella.”

Nuestra memoria dista mucho de ser perfecta. Nuestro estrés puede borrar recuerdos, a veces somos incapaces de reconocer a alguien fuera de su contexto «lo conozco, pero no sé de qué», tener palabras en la punta de la lengua y no querer salir, errores en las declaraciones de testigos que han visto el mismo suceso y cada uno lo ve de manera distinta… E incluso es capaz de crear verdades a raíz de mentiras. Es sabido que hay gente que a partir de una mentira la ha convertido en verdad pudiendo pasar todas las pruebas de detectores de mentiras. Gente que recuerda sucesos que jamás ocurrieron. También se han dado casos de plagios involuntarios. Algo que hemos visto, leído u oído con anterioridad… y después, sin querer, hemos empezado a crear con dicho material pensando que es nuestro. Como músico aficionado me he llevado muchos chascos de este estilo…

Recuerdo también un experimento en el que pasaban unas imágenes a un grupo de veinte personas a la vez y pedían la descripción de una persona que había salido en las imágenes. El problema era que el experimento solo se hacía sobre un sujeto, y los otros diecinueve aportaban datos para confundirlo. Al final, la imagen que el sujeto dictaminó estaba completamente manipulada por la información que entre sus “compañeros” de experimento habían manejado.

— Tenía barba.

— Yo no lo recuerdo con barba.— decía el sujeto.

— Si, si que tenía barba.— decía otro del grupo.

— Pues yo diría que no.— volvía a insistir el sujeto.

— Segurísimo.— volvía a insistir otro del grupo

«Un rato después…»

— Pues puede ser que si tuviera. Ahora que lo decís, si que me suena.— acaba reconociendo el sujeto.

Todo esto ya lo conocía, pero lo que me llamó la atención fue lo de recordar nuestras creencias por encima de las otras. Esto viene a decir que nuestra subjetividad se ve agravada por esta circunstancia. O lo que es lo mismo, cada vez somos más subjetivos y reacios a contrastar nuestras creencias.

Después de estas deducciones lógicas algo me hizo todavía aterrarme más. ¿Qué pasaría si alguien reforzara esas ideas o creencias nuestras? ¿Nos volveríamos más radicales?

Rápidamente me vino a la cabeza como no podía ser de otra manera Facebook y Google. Si alguien sabe lo que nos gusta, sin duda son ellos. La información que me llega es cada vez más sesgada por un patrón. Por mí patrón. Lo que a su vez quiere decir que guardaré información sobre cosas que me gustan y las recordaré de la misma manera. Pasando de la subjetividad más o menos sana a un radicalismo insano. Y más si tenemos en cuenta de qué manera manejan la información los medios de comunicación.

Nuestro cerebro sigue siendo un misterio, pero si lo comparamos con un ordenador también podemos hacer el símil de pensar que tiene muchos fallos de seguridad. Fallos que muchos especialistas de la comunicación conocen y ponen a disposición del mejor postor para manipular con destreza y sin que apenas nos demos cuenta.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies